• 17 mayo, 2022 7:19 am

Se cumplieron 20 años del día en el que Godoy Cruz mandó al descenso a Independiente Rivadavia

PorMendozaGol

Abr 10, 2022

HISTÓRICO. Aquel en cuentro del 9 de abril de 2002 en el estadio Malvinas Argentinas marcó la vida de ambos. Lo recordamos.

Godoy Cruz le ganó a Independiente Rivadavia 1 a 0, aquel 9 de abril de 2002, gracias al gol del Cachorro Juan Alejandro Abaurre, y lo condenó al descenso. Lo mandó al Argentino A.

El escenario testigo de ese compromiso fue el Malvinas Argentinas, que albergó un partido que pasó a la historia de Mendoza. Ese día, la Lepra estaba obligada a ganar para mantener la categoría y su rival era nada más ni nada menos que el Bodeguero. Una de las grandes rivalidades del fútbol mendocino sin ser un clásico.

Aquel día, Godoy Cruz formó con: Sebastián Torrico; Leopoldo De la Vega, Rafael Iglesias, Gabriel Nasta y Daniel Oldrá; Pablo Corti, Mariano Torresi, Felipe Canedo y Rodrigo Maldonado; Gabriel Caiafa y Alejandro Abaurre.

Mientras tanto, Independiente Rivadavia paró el siguiente once: Luciano Busso; Carlos Azcurra, Horacio Acosta, Julio Marinilli y Ezequiel Andreoli; Hernán De la Fuente, Miguel Guerra, Héctor Teri, Carlos Araujo; Pablo Cameroni; Carlos Paratore y Adrián Czornomaz.

En ese partido, la Lepra fue mucho más que el Tomba en la primera parte. Sin embargo, el Bodeguero pegó sobre el cierre del primer tiempo con un cabezazo de una gloria del club, el Cachorro Abaurre, que marcó el único gol del partido.

Minutos más tarde y antes de bajar el telón de la primera parte, la Lepra lo pudo igual en los pies de Adrián Czornomaraz y desde los doce pasos, pero desvió su remate y perdió una chance inmejorable. Después de esta acción, Independiente nunca pudo volver a meterse en partido.

Los hinchas tombinos lo recuerdan todos los años

En el complemento, la Lepra no pudo ante la superioridad de su rival y, a raíz de varios disturbios por parte de los hinchas leprosos, que al ver que su equipo descendía al Federal A comenzaron los problemas, el partido terminó a los 42 minutos. De esta forma, el Bodeguero descendió al Azul.

Desde entonces, Godoy Cruz festeja y goza aquel acontecimiento que quedó en la retina de todos y cada año se presta como una burla. Del otro lado, es una fecha dolorosa y triste, con el condimento de que fue ante un club con el tiene una rivalidad muy grande que se acentúa con el pasar de los años.

Godoy Cruz infla el pecho y puede decir que descendió a Independiente Rivadavia. Lamentablemente, a la Lepra le queda digerir, quizás, el golpe más duro de su historia.

Compartir nota en