• 17 mayo, 2022 9:00 am

La dura historia de vida del verdugo del Bayern Munich

PorMendozaGol

Abr 13, 2022
El futbolista nigeriano Samuel Chukwueze, que fue el responsable de que el Villarreal diera el batacazo ante el gigante alemán, reveló que su familia le quemaba los botines para que no juegue al fútbol.

Este martes, Villarreal, que ganó 1 a 0 el partido de ida, hizo historia al empatar 1 a 1 frente al Bayern Munich y clasificar a la Semifinal de la Champions League por primera vez en doce años. El autor del agónico gol del Submarino Amarillo fue el nigeriano Samuel Chukwueze, quien dio a conocer su particular historia de vida.

El futbolista del conjunto español nació el 22 de mayo de 1999 en Nigeria, donde vivió hasta los 18 años realizando las inferiores en la Diamond Football Academy. En 2017, Samuel fue comprado por el Villarreal a cambio de 500.000 euros para jugar en el equipo “B” del club, pero gracias a su buen rendimiento, debutó en el primer equipo el 20 de septiembre del 2018 en la Europa League.

Sin embargo, el camino para que Chukwueze llegue al Submarino Amarillo no fue para nada fácil, ya que tuvo muchas adversidades en su Nigeria natal para llegar a ser el futbolista que es hoy en día. En una entrevista con GOAL, Samuel declaró que su familia tomaba medidas muy duras para evitar que se convirtiera en futbolista profesional.

“Mi madre siempre trató de impedir que jugara al fútbol. Me encantaba jugar desde muy pequeño, pero ella intentaba detenerme. Me hacía quedarme en casa y concentrarme en mis estudios. Yo era un buen estudiante, pero cuando amas algo y te apasiona tanto, se convierte en tu enfoque. Tus estudios comienzan a desvanecerse. Estaba obsesionado con jugar al fútbol”.

El joven futbolista nigeriano hizo énfasis en cómo su madre se oponía sistemáticamente a que fuera futbolista, dando a conocer que, en reiteradas oportunidades, lo hacían dormir afuera cuando llegaba tarde de los entrenamientos e incluso le quemaban su ropa y los botines.

“A veces, iba a entrenar y regresaba tarde a casa y sabía que me iban a castigar. Me decían que tendría que dormir afuera. ¡Mi mamá decía que no podía entrar a la casa!. Mi tío me dijo ‘Samuel, debes dejar de jugar este juego y concentrarte en la escuela’ pero no escuché. Entonces, ¡Un día me quemaron los botines! Todo mi equipo de entrenamiento, lo quemaron, así que no pude ir a entrenar“.

Después de estos acontecimientos, Samuel abandonó el fútbol por un tiempo, hasta que un amigo de él golpeó las puertas de su casa para avisarle que un club estaba haciendo pruebas de jugadores, momento en el hubo un enorme punto de inflexión en su vida.

“Mi mamá, la persona a la que no le gusta el fútbol, ​​que no quería que yo jugara al fútbol, ​​fue la persona que abrió las puertas. Ella me despertó esa mañana, estaba tan sorprendida. Me dijo que mi amigo estaba allí para recogerme. Le dije que no iría y fue ella quien dijo que debía tomar mis botas y salir de la casa. ¡Estuve muy sorprendido!”.

Fue en esa prueba donde Samuel Chukwueze fue fichado por la Diamond Football Academy de Nigeria, institución que cambiaría su vida para siempre.

El agónico gol de Chukwueze ante el Bayern Munich

Compartir nota en