• :

Viejo Lobo

Liga Mendocina
10/10/2017
Fotos: Soy del Este
Nota redactada por MendozaGol.
Por la 4ta fecha de la Liga Rivadaviense, Walter Bernabé se volvió a calzar los guantes a sus ¡51 años! para defender el arco de Montecaseros. Fue triunfo 3 a 0 con grandes intervenciones de "El Gorrión".

Desde que el nene patea por primera vez una pelota y se va enamorando de los colores, comienza un largo camino en el que poco a poco el sentido del fútbol se va transformando en algo más complejo en su interior. Y es así que el juego deja de ser tal para mover la más profunda fidelidad del hombre: el escudo y la bandera se vuelven pasión, amor y locura. Por eso el fútbol es lugar de entrañables historias, y en la noche del lunes el Este fue sede de una de ellas, de esas que son dignas de contar y que, seguramente, quedará en los libros al pasar los años.

Por la 4ta fecha de la Liga Rivadaviense se enfrentaron en Montecaseros el Lobo del Norte y La Libertad, a esta altura un clásico de este torneo doméstico. Pero no fue un partido más, ni habrá otro igual. Es que en el arco del local estuvo el famoso Walter Bernabé, el arquero de reconocida trayectoria en el fútbol profesional con paso por San Martín, la Lepra, Maipú, San Martín de San Juan, Racing de Córdoba, entre otros.

Ante la escaces de guardametas que padece la institución, el Gorrión, a sus ¡51 años!, se animó a volver a calzarse los guantes en un partido profesional: "Fue un desafío personal, algo que por ahí a los 51 años no se vive todos los días, y la sensación de los nervios que tenía antes del partido como si fuera a debutar, por la gente, por el Gato (Marcelo Gerardi) que me dio la oportunidad de jugar...", comenzó contando. Como si fuera poco, el veterano se mostró a la altura de las circunstancias y fue pieza clave del 3 a 0 al tapar tres ocasiones que tuvo el Albirrojo para descontar. "Lo viví muy motivado, muy enchufado (...), lo sentí como si hubiese estado jugando la final del mundo. Lo viví a la par de ellos (sus compañeros) como en cada jugada que se jugaban la vida, yo también lo viví igual. Creo que estuve muy concentrado, por eso las que me tocó intervenir estuve atento y por eso respondí bien", relató emocionado en diálogo con Soy del Este.

Bernabé, que actualmente se desempeña como entrenador de arqueros en el CT de Primera, no ahorró en adjetivos a la hora de contar sus sensaciones por el momento que vivió: "Es algo que me gusta, que me apasiona, algo que me llena de alegría volver a esto, volver a vivir esto, a jugar prácticamente con un plantel de Federal B, porque todos los chicos lo son y porque La Libertad también puso varios del Federal". Además, aprovechó para dar gracias a sus pares: "Me sentí muy cómodo y quiero agradecer al cuerpo técnico, a los muchachos que me bancaron en todas, esto es algo que no se vive todos los días".

Como broche de oro, en el banco de suplentes estuvo su hijo, Lautaro Bernabé, quien esperó como relevo para suplantar a papá: "La verdad que es algo único, que tu hijo esté de suplente tuyo... Ya va tener la oportunidad de jugar porque él es chico y todavía tiene toda la vida por delante. Yo debuté a los 19 años en San Martín, él tiene 19, tiene muchas cosas por aprender pero de a poquito le va a llegar la oportunidad y no la va a desaprovechar", concluyó.

Así fue como Walter Bernabé escribió una nueva página en la historia del fútbol mendocino, demostrando que todavía queda lugar para los cuentos y los sueños de la pelota. Seguramente, los números también marquen un nuevo registro en los records de nuestro fútbol. Es que más que Gorrión, lo que voló de palo a palo fue un Ave Fénix.

Por Gabriel Pérez Iglesias

Comentarios
Quiénes somos | Términos y condiciones | Contactanos
Copyright © 2017 MENDOZAGOL | Todos los derechos reservados
Diseño: Letz Paladini